ECONOMÍA:

En el territorio del actual termino municipal de Santa Eugenia, existía una agricultura y una ganadería productivas ya desde la prehistoria. Durante la época romana se consolidaron la ganadería y la trilogía mediterránea, principalmente el cultivo de cereales y la viña. En la época islámica se desarrolló la horticultura en las alquerias y los cobertizos. Tras la Conquista Catalana, las ocupaciones de los habitantes de la comarca serían preferentemente la agricultura y la ganadería. Los cultivos dominantes eran el trigo, la cebada, la viña y las legumbres, además del cáñamo.
El ganado predominante era el ovino, el vacuno y el porcino. A la vez, también se mantenían determinados oficios que se adaptaban a las necesidades de los pobladores.
En 1863, las principales possessions comprendían un total de 720 ha, que significaban el 37% de la extensión del municipio y pertenecían a tres propietarios de Palma, a tres de Santa Eugènia, a uno de Santa Maria del Camí, a uno de Alaró, a uno de Llucmajor y a uno de Algaida. Las fincas de más extensión eran Son Tano (143 ha), sa Cova de sa Figuera (142 ha), sa Torre (84 ha), Son Matxina (83 ha), Son Mascaró (76 ha), Son Mateu (75 ha), sa Talaia (65 ha), Son Vidal (21 ha), Son Escaliva (16 ha) y Son Ganxo (15 ha). En aquel siglo, el cultivo de la viña se incrementó notablemente y pasó de 448 ha (1860) a 538 (1875). En 1891, la filoxera llegó a Santa Eugènia y obligó al arrancamiento de las cepas, que serían sustituidas, fundamentalmente, por almendros. En la segunda mitad del s XIX, el incremento demográfico acentuó la presión sobre la tierra y algunos grandes propietarios procedieron a la parcelación de las fincas.
En octubre de 1897, se inauguró el ramal del ferrocarril de Santa Maria del Camí-Felanitx, que pasaba por Santa Eugenia, Algaida, Montuiri y Porreres.